Centro Martin Luther King

Brasil y Cuba en la construcción de la patria grande, camino de muchas vías

Nuestra historia, la latinoamericana, ha estado ligada a la resistencia y a la lucha con el legado de Bolívar, de Martí, del Che y Fidel, para la concreción de un proyecto revolucionario de los pobres, con los pobres y para los pobres. Resistencia que revindica el desarrollo social con la participación y el protagonismo popular y donde sean cambiadas las lógicas hegemónicas imperialistas que depredan el ambiente, dominan y excluyen por lógicas que promuevan la equidad, el respeto ambiental y la justicia social.

El Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra de Brasil (MST); organización con más de 30 años de lucha anticapitalista, tiene entre sus principales demandas, una reforma agraria y popular. Ha mantenido una relación estrecha con la Revolución Cubana a partir de la comprensión de que esto solo es posible, si existe un proyecto social que no se base en la mercantilización, en la competencia del mercado o en la guerra.

A partir de este posicionamiento sostienen una práctica de solidaridad internacionalista con Cuba e intercambian sistemáticamente con delegaciones y brigadas que vienen a compartir sus vivencias con el pueblo cubano, a vivir e intercambiar con sus experiencias e historias de vida cotidiana.

El 31 de octubre dio inicio un proceso de intercambio de dos meses entre el MST, el Centro Martin Luther King y la Asociación Nacional de Agricultores pequeños, ANAP, concebido para el acercamiento a la concepción de agroecología que se trabaja en Cuba, el tratamiento de semillas, las prácticas de riego, la protección de suelos, la diversificación de cultivos entre otros temas visitando ocho provincias. El grupo del MST acompañado de la ANAP en todos los territorios del país, visitó seis provincias del país.

En la provincia de Cienfuegos estuvieron intercambiando con 22 trabajadores y trabajadores de la Estación Experimental de Suelos Escambray a partir de un convenio de esa organización con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP). Por parte de la Estación estuvieron presentes investigadores, especialistas, técnicos, obreros y personal de servicios, mientras que en el caso del MST hubo representantes de todas las regiones de Brasil, militantes del movimiento, en su mayoría asentados y vinculados al sector de producción ávidos de descubrir las prácticas agroecológicas en Cuba.

Imposible pasar por alto el momento histórico que se vive, con un retroceso en los procesos de izquierda en países como Argentina, Ecuador y Brasil. Este último a partir de la toma de poder de Bolsonaro, como fiel representante de las dictaduras militares que tantos hermanos y hermanas han arrancado a la región, ha promovido un claro ataque contra los movimientos populares.

El intercambio en la Estación incluyó la presentación de resultados de trabajo relacionados con el quehacer de la institución en materia de conservación y mejoramiento de suelos, la producción ganadera, la producción de biofertilizantes para la agricultura, los servicios que brinda el laboratorio de suelos y fertilizantes y cómo se trabaja el tema de la agroecología.

Todas las experiencias de trabajo fueron complementadas en una visita al área de estudio de especies y variedades de pastos y forrajes, que incluye un experimento para evaluar la respuesta a la inoculación con bacterias benéficas (micorrizas) en tres variedades de forrajes.

El intercambio favoreció el diálogo de saberes y sirvió para comparar ambos sistemas de investigación (Brasil y Cuba) en función de para qué se hace ciencia, quién hace ciencia ¿y cómo se accede a ella?

En este sentido se resalta que todos los resultados que se obtienen son puestos a disposición de los agricultores y/o empresas de manera gratuita, pues la génesis de estos resultados, tiene que ver con haber trabajado a partir de demandas de la producción. En el caso de Brasil se comparte con el grupo que los resultados de los procesos de investigación están en función de enriquecer a los dueños de las grandes empresas que patentan, se adueñan de ellos y los comercializan a muy altos precios y donde es prácticamente imposible acceder.

En este espacio se compartió con los visitantes los problemas que Cuba debe resolver en materia de agricultura, de ciencia y producción. Así como las bases científico- tecnológicas creadas en nuestro país para dar un salto cualitativo en ese sentido, siendo lo más importante contar con especialistas, técnicos, obreros y agricultores preparados y comprometidos con la construcción del proyecto socialista cubano.

Tuvimos muy poco tiempo para este intercambio, pero fue resaltada la posibilidad de intercambiar y conjugar teoría y práctica, la importancia de aprender compartiendo y de compartir aprendiendo. Hubo reclamo de conocer más sobre el movimiento, sus luchas y su historia.

Unánime fue el pedido de poder visitar fincas de agricultores en donde trabajamos y de poder estabilizar un intercambio sistemático con personas del MST en Cuba o Brasil. Se compartieron antecedentes de la Estación al respecto con agricultores latinoamericanos.

El cierre nos agrupó como un solo cuerpo en una foto grupal y sirvió para reafirmar nuestro apoyo a la campaña ¡LULA LIBRE!, retenido injustamente y privado de participar en las elecciones presidenciales.

¡LULA LIBRE!, Viva La patria grande!!

Última modificación: 10 de diciembre de 2018 a las 11:54
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.